Ropa ecológica y sostenible, el cambio que el planeta pide a gritos

green-forest-moda-sostenible

Días sin plástico, día internacional del medio ambiente, día mundial del árbol, día mundial de los océanos ¡STOP! Cada día de tu vida ha de ser el día de todo. Nuestros actos para tener nuestra casa a salvo tienen que respetar el entorno en el que vivimos y a las personas que tenemos al lado o hacen realidad todo aquello que adquirimos.

Vivimos en el Siglo XXI, y hemos avanzado, pero más que nada en velocidad. Todo es para ¡YA! Sin importarnos el por qué y para qué, sin pararnos a reflexionar en las consecuencias y en el valor de lo más preciado, creo que es para todos EL TIEMPO Y NUESTRO ENTORNO.

Estamos acabando con todos los recursos y con la biodiversidad del planeta, y amigos, pensarlo por un segundo, no tenemos otro planeta al que mudarnos.

En las noticias, en la radio, en los periódicos, en las redes sociales, todo el rato se oye lo mal que lo hacemos. Pero no sería mejor para todos contar que las cosas pueden hacerse bien, pueden hacerse mejor,  porque te aseguro que se puede. En apenas 20 años hemos cambiado de manera radical nuestros comportamientos de consumo “gracias” a las grandes empresas y multinacionales. Y es hora de volverlos a cambiar.

Es difícil imaginar hoy una vida sin ropa, pero el modelo de producción actual del textil es insostenible, y el consumo lineal (extraer los recursos de la naturaleza, usar y tirar).  La industria textil es hoy en día la segunta más contaminante del planeta. El 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial están producidas por fabricación de prendas de vestir, a los que se suman otros aspectos como la contaminación derivada de los vertidos y microplásticos. Y a todo esto, hay que sumar las vulneraciones de los derechos humanos que se hacen en muchas de las factorías del sector de la moda.

Existen sustancias peligrosas que afectan la salud de los trabajadores y de las personas que vestimos la ropa, y de aquí se vierten al medio ambiente. Esta industria textil y todos estos problemas que se generan tiene solución y no es otra que la moda sostenible, y os aseguro que es moda, como la que conoces y la que compras todos los días en el típico centro comercial, pero hecha de manera ética y sostenible.

Es verdad que no te va a salir a ti tan barato, pero parándote a pensar, que es barato para ti, yo creo que al final te sale más caro, comprar un prenda que la vas a usar 3 veces, por decir algo, y de ahí va a la basura porque ya no vale para nada. Si bien, tú no lo pagas, el fabricante gana dinero ¿se te ocurre quién está pagado esa camiseta que compraste por 3 euros/5 euros o 7 euros? Cuando detrás hay mucha gente haciendo tu camiseta, esas personas son quienes pagan tu prenda, ¿Te parece justo?¿Te parece ético? Y a consecuencia de todo esto, el medio ambiente en el que tú también vives, y tu piel son los que de verdad pagan las consecuencias.

Marcas de ropa ecológica como Green Forest Wear nacen para decirnos alto y claro que las cosas se pueden hacer de otra manera. Esta marca trabajan y colaboran en la India con una comunidad ayudando en su desarrollo económico y social. Todas las prendas están fabricadas en algodón orgánico, y se sólo fabrican unidades limitadas, sin presiones de temporadas, de esta manera no generan stock y fabrican lo que se va a vender. Además, en un futuro volver a dar vida a estos productos con una nueva prenda.

Es verdad, que producir en paises como India genera demasiadas emisiones de CO2 a causa del transporte, es por eso que Green Forest Wear propone una preciosa iniciativa de reforestaciones para compensar el CO2 emitido a la atmósfera.

Pero, que pasa cuando lavamos nuestra ropa, el mayor porcentaje de CO2 emitido a la atmósfera (70%) es a causa del mantenimiento de nuestras prendas, es por ello, que Green Forest Wear regala un árbol para que tú mismo lo plantes y lo cuides, de esta manera compensarás ese co2 emitido.

green-forest ropa sostenible

En mi opinión y bajo mi experiencia, te confirmo que las cosas se pueden hacer bien, cambiar el sistema para que trabaje aportando beneficios, una economía basada en los principios de la economía circular, donde se integra el beneficio económico como un vector fundamental que ofrece nuevas oportunidades alineadas con la cultura actual.

Está claro, que en esto, todos tenemos un rol fundamental, no podemos dejar la solución en las manos de la aparente buena voluntad de las empresas textiles. Somos nosotros los que debemos elegir con responsabilidad y conciencia dónde y cómo compramos. Somos más poderosos como consumidores que como votantes.

Hecho con ❤, comparte si te ha gustado Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *