Los tirantes, el complemento must-have que todos quieren enseñar

tirantes para hombre

Que los tirantes están de moda es algo que nadie duda. Hasta hace poco tiempo eran considerados como un complemento de moda demasiado formal y asociado en muchas ocasiones a las personas mayores, pero han resurgido con más fuerza que nunca y los lucen personas de todas las edades influenciados por la moda preppy.

Los tirantes realmente se utilizan para que los pantalones no se muevan de su sitio,  o sea, que se sostengan en la cintura y no en la cadera eludiendo que se caigan. Además con ello se logra que el pantalón quede a la altura conveniente sobre el zapato, eludiendo los espantosos pliegues y se sostenga inmutable en la misma posición, cosa muy difícil si empleamos cinturón.

Los tirantes eran considerados como prenda interior, con lo que no se  mostraban públicamente. Tan audaz se consideraba enseñarlos que en los años treinta que en EE.UU se procuró prohibir a los hombres llevarlos sin otra prenda que los escondiera, aduciendo que era una indecencia en el vestir.

Pero vamos a conocer un poco mejor los tirantes, el complemento que vive su segunda juventud.

Un poco de Historia de los tirantes

El origen de los tirantes algunos lo ubican en su predecesor, la liga, una tira, al principio no flexible, que se ajustaba a la pierna para sostener los calcetines.

Los primeros tirantes que se conocen son del siglo XVIII y se localizan en Francia. Consistían en unas piezas de lona generalmente que pasaban sobre los hombros y se fijaban al pantalón con unas tiras de seda.

Como hemos comentado antes, se consideraban una prenda interior y rara vez se exivian en público, por esta razón, se ubicaba entre la camisa, asimismo considerada como lencería, y el chaleco del traje.

En situaciones más calurosas, la americana y el chaleco del sastre eran reemplazados por un chaleco, suéter o bien cárdigan de punto para sostener ocultos los tirantes.

Más adelante, a principios del siglo XIX, el diseñador británico Albert Thurston introdujo unas modificaciones en este complemento creando los tirantes modernos que conocemos hoy día. La reputación de la casa Thurston’s, siguió creciendo y tal fué su el éxito y su fama de calidad y estilo que, en la II Guerra Mundial, infinidad de hombres corrieron en masa a sus tiendas para comprar docenas de sus tirantes por temor a que desapareciesen o bien quedarse sin ellos por falta de abastecimiento.

Thurston’s mantuvo las tiras de lona y se agregaron en sus extremos unos ojales de piel a fin de que estos pudiesen ser abrochados a la cinturilla del pantalón. Hoy en día la firmaThurston’s sigue haciendo tirantes y es una de las marcas más reconocidas y de prestigio.

tirantes Albert Thurston

La adopción de este accesorio se hizo indispensable cuando los pantalones de talle alto se impusieron en la moda masculina de esa época, por lo que se hacía indispensable su uso, abandonando el cinturón.

Con el estallido de la II Guerra Mundial la utilización de este accesorio en los uniformes militares se hacía imposible y los soldados se habituaron a llevar el cinturón. Además la caja del pantalón bajó y los tirantes empezaron a dejar de usarse a favor del cinturón, si bien no desaparecieron completamente.

Ya en 1940, si bien los pantalones volvieron a subir el talle, los tirantes no volvieron a ocupar el hueco que habían dejado en el armario masculino.

De este modo, este accesorio jamás volvió a tener la consideración funcional con la que habían sido concebidos en sus comienzos y pasó a transformarse en un mero complemento de tendencia.

A lo largo de los años sesenta, los skinheads británicos los incorporaron a su característico look, pese a usar  vaqueros pitillos que precisamente no necesitaban nada para sujetarlos.

En los setenta, el influyente estilo masculino del personaje de Woddy Allen, Annie Hall, hizo que los tirantes pasasen a ser parte del guardarropa femenino de las conocidas como working women.

women tirantes

Llegaron los años ochenta y hasta el año 2000, los tirantes perdieron su esplendor. Pero, en este tiempo la moda recuperó el estilo preppy, y con él, los tirantes, aunque siendo considerados como un simple complemento de moda, más que un accesorio funcional, han vuelto a lograr su resurgimiento y gran popularidad.

Material de los tirantes

Los diseños originales de tirantes estaban confeccionados en lana tejida de forma muy apretada, famosa como ‘box-cloth’, a fin de que fuesen más resistentes y pudiesen sostener bien el pantalón, si bien asimismo eran elaborados totalmente en piel.

Además de esto, su aspecto inicial no era en forma de X o bien Y como los conocemos en la actualidad, sino más bien de H. Las dos tiras se unían en la parte posterior con una auxiliar en situación horizontal a fin de que las primordiales se sostuvieran en su lugar. Si bien este modelo aún se puede hallar, han pasado a ser parte de la vestimenta de trabajo y es más habitual verlos con las formas en X y también Y en la vestimenta formal.

Hoy día, la evolución de los materiales ha tolerado que los tirantes incorporen un porcentaje de material flexible en su composición o bien estar absolutamente efectuados de goma flexible. No obstante, lo que no ha alterado con el tiempo son los refuerzos en piel, en la parte central y en los extremos, y las hebillas de latón.

Reglas para triunfar con tus tirantes

A nosotros nos encantan las reglas pero sobre todo para saltárnoslas,  pero incluso si no quieres seguir las normas establecidas de la moda, para hacerlo con acierto es esencial conocer bien las reglas, y entre todas ellas hay una que nunca deberías saltarte: cinturón y tirantes jamás pueden ir juntos. En cuanto al resto, hay algunos consejos que pueden venirte bien para lograr el look perfecto.

tirantes hombre

Si vas a lucir tirantes, asegúrate que sea con pantalones singularmente concebidos para ellos. Lo idóneo, es que los pantalones no tengan trabillas para el cinturón, sino más bien botones para asegurar los tirantes. Estas prendas normalmente tienen una cintura más alta y ahora mismo este tipo de cintura alta está volviendo a ponerse de moda.

Los modelos de tirantes más formales incorporan unos ojales de cuero normalmente, para ser sujetos al pantalón solamente con botones, siguiendo su forma original. Los botones del pantalón pueden ir cosidos tanto por fuera, la forma más tradicional, como por el interior de la cinturilla del pantalón. Este género es el que se debe emplear para vestir de etiqueta (chaqué, frac), por ejemplo.

Los clips metálicos para su sujeción es lo más frecuente en este accesorio, y los hace más atrevidos al no tener que ser conjuntados con pantalones que lleven botones para esto. Este modelo fue más extensamente adoptado desde la segunda mitad del siglo veinte  con la ‘democratización’ de los tirantes como accesorio de tendencia.

Pros y contras de los tirantes

Una de las ventajas esenciales de sostener el pantalón con los tirantes es que, aseguran que el pantalón se sostenga en su lugar sin importarte si te mueves mucho, te sientas o cualquier otro movimiento.

Hablando de imagen, los tirantes  prolongan y afinan la figura al dar sensación de verticalidad. Aspecto que se acentúa si los utilizamos de forma tradicional con pantalón de talle alto.

Así que ya sabes, los tirantes son el complemento must-have,  indispensable y que no puede faltar en tu armario ya que son ideales  para llevar con traje más o menos serio, o incluso cuando vamos totalmente de sport, los tirantes te darán  una imagen más moderna.

En El Mono con Pajartita puedes encontrar tirantes de cualquier estampado o color y elegir entre un montón de estilos. Para gustos, tirantes.

Hecho con ❤, comparte si te ha gustado Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *